El desafío de narrar a través de la fotografía documental

Si bien es una de las herramientas más simples y poderosas para la narración de historias, la fotografía documental es también una de las formas más desafiantes de la fotografía. Por su propia naturaleza, este registro impone poco o ningún control sobre el sujeto fotográfico, lo que requiere al fotógrafo la capacidad de ver un momento valioso y pensar en la composición en el momento decisivo en que está sucediendo. Para contar historias a través de imágenes lo ideal es prever lo que se quiere decir y estar preparado para hacerlo.

NationalGeographic_1754277-web-2

La fotografía documental lleva consigo la característica de ser directa y por lo tanto eficaz como medio para mostrar asuntos normalmente inadvertidos al público. Pero antes coger la cámara, es posible que desees reflexionar sobre el tema a ser explorado. Haz una breve pesquisa: es útil no sólo para anticipar lo que se espera de la sesión de fotos, sino también para entender cuál es la mejor manera de abordar el tema.

¿Una foto única o una serie? ¿Luz natural o flash? ¿Imágenes en blanco y negro o en color? ¿Cuáles son las fuentes de inspiración o referencias que despiertan interés en un tema en particular? ¿Cómo se percibe el asunto por el fotógrafo y cómo podría ser percibido por los demás? La forma que cada uno tiene de interpretar el mundo es única, rica e indispensable, pero la preparación es un requisito indispensable para el mantenimiento de la coherencia en las fotos, independientemente de la mirada que las encuadre.

aaron1

Una vez decidido el tema y la manera en que se va a tratar, tenemos que garantizar que contamos con el equipo adecuado. Los excesos en el tamaño y la cantidad de equipos pueden robar la espontaneidad de las escenas.

Además, vale la pena recordar que muchas de las situaciones explotadas por este tipo de fotografía requieren de facilidad de movimiento. Sólo el cuerpo de la cámara y una o dos lentes suelen ser suficientes para hacer el trabajo, y los teleobjetivos tienden a ser reservados para paisajes o en el caso de que el asunto a fotografiar esté muy lejos.

Cuando este no es el caso, y el tema se centre en las personas, el fotógrafo debe pasar desapercibido, con el fin de captar plenamente fotos naturales, es “ocultar” o encubrir clic, o quedarse, de hecho, el hombre a cara con las personas y preséntese. En cualquiera de los casos, es importante señalar que la apreciación de la gente y su representación digna siempre debe tenerse en cuenta en la fotografía documental. Pedir permiso, intercambiar ideas y hacer que la gente esté cómoda son formas de abrir puertas para la colaboración y hacer que las imágenes queden lo más natural posible.

Por encima de todo narrar a través de la fotografía documental requiere la formación de una mirada fotográfica siempre alerta y capaz de ver la profundidad y significado en las escenas y momentos que definen una historia. La mejor forma de entrenarlo es, , el estudio de las referencias e inspirarse en obras de los grandes nombres que han consolidado el género como Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Martin Parr y Dorothea Lange.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consejos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s