Los cinco errores más frecuentes cometidos en la impresión y cómo evitarlos

1. Marcas de polvo 
No importa cuánto tiempo hayas estado esperando las condiciones adecuadas para una sesión, o el cuidado con que hayas ajustado la imagen para obtener el color y el contraste justo antes de añadir el marco perfecto si hay un intruso infernal en la impresión que te volverá loco. Incluso la más pequeña de las marcas que no es visible cuando la imagen llene el monitor gritará cuando la imagen se imprima y se cuelgue en la pared.

Asegúrate de revisar todas las imágenes al 100%  y utiliza las guías para asegurarte de que se miras cada parte de la foto, cubriendo todas las marcas que encuentres con las herramientas de clonación. Como regla general, cuanto antes lo hagas en el tratamiento de la imagen, mejor.

2. Confusión con el tamaño de la imagen
Las imágenes digitales están hechas de píxeles y el número de píxeles define su tamaño, pero no tienen el tamaño físico hasta que se imprimen. La resolución de impresión es el número de píxeles utilizados por cada pulgada y normalmente debe mantenerse alta. La más citada como resolución ideal es 300ppi (píxeles por pulgada).

3. Usar el perfil equivocado
Las impresoras necesitan estar informadas sobre cómo interpretar los colores de la imagen de una cámara digital. Necesita saber cómo convertir la mezcla de rojo, verde y azul que se ve en la pantalla en una impresión hecha con cian, magenta, amarillo y negro. Esta información se proporciona en forma de un perfil, llamado comúnmente el perfil ICC  o perfil de la impresora y es específico para cada combinación de papel, tinta e impresora.

Si se pasa de un tipo de papel a otro se debe informar a la impresora para que utilice el perfil correcto. Si sólo utilizas papel y tinta del fabricante, la mayoría de los perfiles que necesitas se instalan con el driver de la impresora. Además, los perfiles de los papeles fotográficos y tintas también se pueden descargar desde la web del fabricante de forma gratuita.

4. Utilizar un monitor descalibrado
El uso de un monitor descalibrado puede engañar haciéndote hacer ajustes innecesarios a las imágenes que empeoran cuando se imprimen o se ven en una pantalla calibrada correctamente. Si una pantalla hace que las imágenes se vean muy cálidas, por ejemplo, ajustarás la imagen hasta que se vea natural, pero cuando la imagen se imprima tendrás un resfriado visual. Un monitor calibrado con precisión es crucial, y vale la pena considerar invertir en uno.

5. Utilizar tintas baratas
Los precios de las tintas fotográficas de alta calidad son a menudo exagerados por las comparaciones con el coste del combustible y el champán. Pero el hecho es que hay más en ellas que un poco de agua con un poco de colorante. Los fabricantes de tinta reconocidos invierten montones de recursos para asegurar que sus tintas sean compatibles, por lo que cada cartucho que compras es el mismo que el anterior y no es necesario volver a calibrar cada vez que se cambia. La tinta barata a menudo proviene de una variedad de fuentes que cambian de una semana a otra, así que los colores impresos no son consistentes.

Esto puede no ser un problema si vas a imprimir el boletín de la parroquia, pero si estás produciendo impresiones que deseas colgar en la pared de tu casa o en la de una galería es importante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consejos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s