Curiosidades y anécdotas de las fotografías famosas: “Einstein saca la lengua”

Las fotografías que pasan la historia no solo son aquellas pensadas, estructuradas y de perfecta composición. En ocasiones, la rapidez del fotógrafo en ver la oportunidad y capturar un momento curioso, hace que la toma se convierta en parte de las anécdotas y leyendas del mundo de la fotografía. Hace unas semanas, por el día internacional de beso, hablábamos de cómo la visión del fotógrafo Alfred Eisenstaedt y su velocidad en inmortalizar este momento convirtió a su toma en la fotografía que pasaría a la historia.

Cuando pensamos en Albert Einstein la primera fotografía que se nos viene a la mente es la toma en la que sale el famoso científico sacando la lengua pero ¿cómo se sacó está fotografía? Después de casi sesenta y cinco años esta imagen sigue siendo un icono aunque fue fruto de un momento fortuito.

sacando la lengua

El 14 de marzo de 1951, Albert Einstein cumplía 72 años. El galardonado físico y Premio Nobel acudió al homenaje que sus seres queridos le habían preparado en el The Princeton Club de Nueva York. Este era un club social al que acudían alumnos y profesores de la Universidad de Princeton, grandes eminencias se reunían, realizaban encuentros y celebraciones donde sociabilizaban y debatían. Fue fundado en el año 1886 como asociación de alumnos de Princeton de Nueva York adquirió unos años más tarde, en concreto, 12 de diciembre de 1899,  la categoría de club. Por aquella época disponían de cuatro casas para sus reuniones hasta que en el año 1963 se trasladó al 15 Wesr la calle 43 en Manhattan debido a su constante crecimiento.

“Un instante, una decisión y una fotografía que hicieron a Sasse pasar a la historia”

Retratar este momento era muy importante para los fotógrafos allí presentes, la instantánea que mejor representara e ilustrara el aniversario de Einstein sería portada de los periódicos. Los fotógrafos esperaban a la salida del club a que el homenajeado concluyera su festejo. En el camino de la puerta del club al automóvil se realizaron varias tomas y siguieron fotografiando una vez estaba montado en el coche. Einstein, ya agotado, dio por finalizada la sesión (con un enérgico ¡basta ya!), pero la insistencia de los fotógrafos en que siguiera posando hizo que el célebre científico sacara la lengua. Lo que en la actualidad se interpreta como una visión desenfadada y cómica del genio, en verdad fue una mueca a los fotógrafos presentes.

einstein

A pesar de estar rodeado por reporteros solo uno capturó el momento exacto en el que Einstein sacó la lengua. Arthur Sasse, fue quien apretó el botón de su cámara e inmortalizó un instante que se convertiría en un icono de la historia de la fotografía. Ese preciso momento fue lo que hizo que Sasse pasara a la historia cayendo en el olvido todos los demás fotógrafos aglutinados en el coche del científico.

Sin embargo, aun estando en posesión de una fotografía única, la agencia con la que trabajaba Arthur Sasse no estaba muy segura de publicar la instantánea. Seguramente, de no haberse decidido la fotografía se habría perdido. La toma fue recortada por el fotógrafo para obtener un retrato del Premio Nobel, en la original aparecían acompañado a Einstein en el coche a su amigo el doctor Franklin Ridgeway Aydelott y su esposa. Finalmente fue publicada en el International News Photos Network. El protagonista quedó muy satisfecho al verse en una fotografía tan divertida y solicitó a la agencia que le proporcionaran nueve copias. Con estas fotografías Einstein felicitó las fiestas navideñas a sus conocidos, elevando la fama de la misma a niveles que el Sasse no podría haber soñado.

Curiosidades: La fotografía de Albert Einstein sacando la lengua se vendió a un coleccionista hace siete años por la cantidad de 74.324 dólares. Era una de las nueve copias que el científico pidió a Sasse, presentaba una dedicatoria para el periodista Howard K. Smith: “Este gesto te gustará, porque va dirigido a toda la humanidad. Un civil puede permitirse hacer lo que ningún diplomático se atrevería. Tu leal y agradecido oyente, A. Einstein.”

Esperamos que os haya gustado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s